Date
Sábado, Septiembre 22 - 2018 Pereira - Colombia

Facebook Twitter Google Plus One
 
Style1
Testeo de la Modal Window |
OPINION

Artículo leido 1507 veces.

La muerte ennoblece la existencia
Publicado 25/04/2018

Ernesto Zuluaga

1Nada es más solemne que la muerte. Es el punto final de todo, entendiendo ese “todo” como la existencia terrenal. Terminan los sueños, las veleidades, los amores y los odios y claro está que también los sabores, los colores, los dolores y todo aquello que pasa por los sentidos. A partir de entonces nuestras vivencias adquieren una connotación espléndida pero que se graba con tinta deleble en la memoria de nuestros amigos, familiares y conocidos. Después de la muerte, con los días y los años, ellas van desapareciendo hasta morir también cuando fallecen todos aquellos que nos conocieron. Solo algunas pocas alcanzan a sobrevivir para quedar plasmadas en el libro de la historia, donde la solemnidad pervive para siempre, entendiendo ese “siempre” como la existencia terrenal de los seres humanos: vivencias frías o puntuales que se convierten en íconos de una sociedad que sobre ellas construye su futuro con sus desarrollos económicos, sociales, tecnológicos y culturales. Pero lo cierto es que, en general, todo lo que hacemos desaparece con la muerte y solo algunos hechos permanecen como recuerdos, varios días más, en la memoria de nuestros contemporáneos hasta que también expiran cuando ellos fallecen. La gente muere realmente cuando llega el olvido.


2. La muerte es como un notario que da fe de lo actuado. Ya nada puede cambiarse y lo que fue, fue. Solo una extraña peculiaridad detergente le pasa lustre a todas las vivencias para intentar borrar aquellas que fueron deslucidas, equivocadas o malignas al ojo de los demás. Es como si la muerte intentara perdonar las cosas malas que hicimos y dejar en el libro de los recuerdos solo aquellas que fueron buenas y plausibles. “No hay muerto malo”, dice un adagio popular y es porque los humanos en un benévolo acto final seleccionamos las buenas acciones de los difuntos para que primen sobre las malas y cual dioses les concedemos un último perdón que alivia la carga que llevan al más allá y a los que quedamos nos solivia el equipaje con el que continuamos caminando hacia el inexorable encuentro con la parca.


Muchas personas consideran este tema algo tabú e incluso desagradable pero a pesar de ello será siempre un asunto recurrente en la filosofía, la ciencia, la religión, el arte y la vida misma. Reflexionar sobre la muerte no es hacer un pacto con ella. Es simplemente un ineludible diálogo con la inevitable realidad que a todos nos pesa desde el momento en que nacemos. Abordarla, y a menudo, es reflexionar sobre la vida y lo que hacemos con ella. Bien decía Leonardo da Vinci : “Así como una jornada bien empleada produce un dulce sueño, así una vida bien usada produce una dulce muerte.”


La finitud es entonces una característica o condición de la existencia que debiera servirnos para ennoblecer cada acto de ella, recordando que los días, como los cirios del poeta griego Constantin Cavafis, se acaban pronto: “…los días pasados permanecen entre nosotros, triste hilera de cirios apagados. Los más recientes humean todavía, cirios fríos, fundidos e inclinados; …cuán rápido la sombría hilera se alarga, cuán pronto los cirios apagados se multiplican”.

 
Public
 
 
Ico_comentarios Comentar        Ico_enviar-copia Enviar esta nota         Favoritos y compartir Compartir
1 2 3 4 5
  Calif.
4.5
2 votos
  Prom: 4.5
 

El Diario del Otún no se hace responsable por comentarios que los lectores publiquen en este espacio, ya que son opiniones personales que nada tienen que ver con el pensamiento editorial de este medio. El Diario del Otún se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, vulgar, que atenten contra la intimidad de las personas o que hagan alusión a publicidades.



 
1
1


Public



CLASIFICADOS / PUBLISERVICIOS

Adb33c1896515d64e0e5038c31b65978
6aeb9a4032e3eb0fefa027e73bf0ce7d
4682cf392b8a92732d139104ca19a714
Ac0ce5d5b3acb3e6ea2dafaf05c34255
1767ca6715697db9b526da623d139a88
E8d86bc1a9aaca37d0453f0afa290fe7
9bfa6c3a2098b543f49f9e35b24b79c3
81ba0756f6208b6c69a4d3e76468eef1
Mn_clasi1


Portada en formato PDF
COPYRIGHT © 2013 R.R EDITORES Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
Tratamiento de datos personales

01:25