Date
Domingo, Noviembre 19 - 2017 Pereira - Colombia

Facebook Twitter Google Plus One
 
Style1
Testeo de la Modal Window |
OPINION

Artículo leido 2803 veces.

El otro maquiavelo
Publicado 07/05/2009

A 540 años de su natalicio cumplidos el pasado 3 de mayo, Nicolás Maquiavelo sigue siendo para la mayoría de los mortales el personaje que mejor caracteriza al individuo retorcido, astuto y taimado. Hasta en Google, carecer de escrúpulos es maquiavelismo.
 El empresario supuestamente sagaz y con una segunda intención, es calificado de empresario maquiavélico. O el político que maneja una agenda secreta y juega con un doble estándar, dice una cosa y hace otra, o que en el mejor de los casos cuando hace una jugada ya tiene la otra pensada, es reconocido por su maquiavelismo.  En síntesis, decir maquiavélico, es sinónimo de conspiración, malicia y perversidad. Sus antónimos son la nobleza y la sinceridad, que fueron irónicamente, agregadas a su patriotismo florentino y su buena fe y cierta ingenuidad en horas críticas, lo llevaron al estruendoso fracaso que precipitó su muerte a los 58 años de edad, causada por un problema estomacal al parecer diverticulitis, enfermedad típica de personas infatigables como Maquiavelo a quien sus  jefes celosos de su sabiduría y conocimientos lo mantenían siempre de un lado a otro de misión en misión, como bien lo reseña en su reciente libro “La conducta de los poderosos” de Gabriel Uribe Carreño. Pobre Maquiavelo. Desde su tumba debe repetir como El Padrino: “por favor, no insulten mi inteligencia”. El otro Maquiavelo es el excelso diplomático que se formó desde el empirismo, observando y cabalgando de un lado a otro por media Europa. O sentado a la mesa con lo más sanguinario y siniestro de la política medieval, desde César Borgia y el emperador Maximiliano pasando por el papa Julio II hasta el gonfaloniero vitalicio Piero Soderini verdadero príncipe y hombre clave en la vida de Maquiavelo, porque fue su protector. “El Príncipe”, de sus obra, es la más conocida e importante, producto de sus observaciones pero no de su ejercicio como se supone erróneamente.
Con el ascenso al poder de Lorenzo II De Médici, nieto de Lorenzo El Magnífico, Maquiavelo es retirado de la cancillería y pasa su tiempo observando la parafernalia política desde un burdel en compañía de sus amigos. Históricamente comete el error de doblar la cerviz ante Lorenzo y en un gesto de reconciliación y lealtad que De Médici desprecia con desdén, le dedica “El Príncipe”, libro que es enviado a los archivos de la biblioteca y rescatado muchos años después. No solo lo manda al ostracismo sino que lo humilla justo cuando el talentoso analista político más requiere de su amada Florencia en los últimos años de su existencia, cuando solo sus amigos lo ayudan. Los estudiosos de la ciencia política coinciden en darle a Maquiavelo un sitial de privilegio en la historia que Nicolás partió en dos, porque a partir de su obra nace la teoría antropocéntrica (el hombre como centro de la política) y queda atrás la teocéntrica (Dios metido en la política delegando a unos pocos privilegiados la capacidad de otorgar o quitar poder). Pocos saben por ejemplo, que Maquiavelo es considerado el pionero de los ejércitos nacionales modernos y que su más brillante victoria política y militar fue el sitio de Pisa, ciudad rival de Florencia hasta entonces baluarte de las luchas contra los precursores del Renacimiento. Pero por muy maquiavélico que fuera el propio Maquiavelo, sus fracasos en lo militar y lo político, fueron catastróficos aunque no menos valiosos como experiencias para su obra literaria y filosófica.
Es tan inmenso el aporte de Maquiavelo al humanismo político que sus teorías se vienen aplicando al desempeño empresarial moderno como método para ser exitosos en situaciones complejas de exigencia y competitividad sin cuartel como las que vive el mundo globalizado. Hay mucho por decir sobre el Maquiavelo que supo interpretar los signos de su tiempo. Y mucho para reflexionar sobre el alcance y las lecturas escondidas que su apasionante obra tiene como instrumento análisis de las virtudes y miserias de la naturaleza humana, en mi opinión, núcleo esencial de la obra del gran Maquiavelo. Hablaremos del tema y del filósofo que al morir dijo que “prefería ir al infierno para encontrarse allí con los asuntos y hombres de Estado antes que al Paraíso, donde se vería obligado a frecuentar toda la hormigueante masa de ”gusanos” inhábiles”.
Luisgarciaquiroga@gmail.com

 
Public
 
 
Ico_comentarios Comentar        Ico_enviar-copia Enviar esta nota         Favoritos y compartir Compartir
1 2 3 4 5
  Calif.
votos
  Prom: 0
 

El Diario del Otún no se hace responsable por comentarios que los lectores publiquen en este espacio, ya que son opiniones personales que nada tienen que ver con el pensamiento editorial de este medio. El Diario del Otún se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, vulgar, que atenten contra la intimidad de las personas o que hagan alusión a publicidades.



 
1
1


Public



CLASIFICADOS / PUBLISERVICIOS

Adb33c1896515d64e0e5038c31b65978
6aeb9a4032e3eb0fefa027e73bf0ce7d
4682cf392b8a92732d139104ca19a714
Ac0ce5d5b3acb3e6ea2dafaf05c34255
1767ca6715697db9b526da623d139a88
E8d86bc1a9aaca37d0453f0afa290fe7
9bfa6c3a2098b543f49f9e35b24b79c3
81ba0756f6208b6c69a4d3e76468eef1
Mn_clasi1


Portada en formato PDF
COPYRIGHT © 2013 R.R EDITORES Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
Tratamiento de datos personales

05:41