Date
Viernes, Julio 20 - 2018 Pereira - Colombia

Facebook Twitter Google Plus One
 
Style1
Testeo de la Modal Window |
OPINION

Artículo leido 691 veces.

El legado de Albert
Publicado 12/07/2018

Alfonso Gutiérrez Millán

En nuestro grupo de politólogos, aficionados, volvemos con frecuencia sobre Albert Einstein, un científico “puro”que tuvo poco o nada que ver con la política activa pero de cuya obra, tal como aconteció con otras teorías que conmovieron los fundamentos culturales de la humanidad como la metodología de Descartes o la física de Newton, se desprenden consecuencias o agregados políticos de innegale influencia global. Veámoslo un poco.


Una de las obsesiones del genio fue la paz. Sus ideas sobre una especie de cogobierno mundial para segurar la paz y crear una consciencia planetaria sobre ella, sin duda contribuyeron a la formación de la ONU. Asimismo entendió que los mayores abusos contra la paz provienen de gentes convencidas de obrar en defensa de verdades absolutas, de importancia nacional y hasta científicamente indiscutibles. Fue, además de pacifista, un resuelto adversario político de los sistemas totalitarios asentados en creencias pseudocientíficas tales como la raza, la patria o la preeminencia de una clase social. El concepto filosófico más zarandeado por Einstein fue la noción de que existe una especie de “verdad absoluta”: no solo dejaría de existir el tiempo absoluto, sino el concepto de un espacio absoluto que se extiende sin límites hasta la eternidad de ese Dios que él consideraba, siguiendo a Espinoza, como la improbada noción de todo lo existente. La relatividad fue pues un durísimo golpe para los creyentes en sistemas científicos, políticos o sociales con pretensiones de permanencia histórica.


Aunque repugnaba de cualquier violencia, sugirió a Roosevelt la construccíon de la bomba atómica. Y aunque era consciente del peligro que esto representaba consideró que el totalitarismo nazifascista y el imperialismo japonés, con sus estrategias de “exterminar al otro”, constituían un riesgo político de tal naturaleza para la humanidad que al menos explicaría ante la historia la utilización del aterrador artefacto. Solía repetir que si la ciencia es aún primitiva en comparación con la inmensidad de los problemas de la naturaleza, pretender que ella produce verdades absolutas no pasa de ser un deseo: y consideraba esto como especialmente aplicable por aquellos científicos que se ocupan de problemas políticos.

 
Public
 
 
Ico_comentarios Comentar        Ico_enviar-copia Enviar esta nota         Favoritos y compartir Compartir
1 2 3 4 5
  Calif.
5
2 votos
  Prom: 5
 

El Diario del Otún no se hace responsable por comentarios que los lectores publiquen en este espacio, ya que son opiniones personales que nada tienen que ver con el pensamiento editorial de este medio. El Diario del Otún se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, vulgar, que atenten contra la intimidad de las personas o que hagan alusión a publicidades.



 


Public



CLASIFICADOS / PUBLISERVICIOS

Adb33c1896515d64e0e5038c31b65978
6aeb9a4032e3eb0fefa027e73bf0ce7d
4682cf392b8a92732d139104ca19a714
Ac0ce5d5b3acb3e6ea2dafaf05c34255
1767ca6715697db9b526da623d139a88
E8d86bc1a9aaca37d0453f0afa290fe7
9bfa6c3a2098b543f49f9e35b24b79c3
81ba0756f6208b6c69a4d3e76468eef1
Mn_clasi1


Portada en formato PDF
COPYRIGHT © 2013 R.R EDITORES Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
Tratamiento de datos personales

08:41