Date
Martes, Diciembre 11 - 2018 Pereira - Colombia

Facebook Twitter Google Plus One
 
Style1
Testeo de la Modal Window |
OPINION

Artículo leido 430 veces.

Cantos de Maldoror
Publicado 07/12/2018

Miguel Álvarez de los Ríos

Desde el 20 de octubre hasta fines de noviembre pasados conmemoraron en los Estados Unidos el nacimiento de Mario Puzo, el extraordinario escritor descendiente de italianos, pero venido al mundo en el West Side de Manhattan, Nueva York. Aunque adquirió vasto renombre con su novela “El Padrino”, Puzo escribió varias otras del mismo género y numerosos guiones cinematográficos.
Estilo vigoroso el suyo, amplio y preciso.

Pocos escritores distintos a él, han logrado tanta seguridad en la descripción y el análisis de personajes y situaciones. Tanto es así, que algunos críticos se atreven a decir que más que grandes novelas, sus obras son crónicas magníficas en las que la realidad supera la ficción. Hace algunos años, en Nueva York, tuve oportunidad de conversar con su compañera Carol Ciano, también autora de novelas, quien me reveló aspectos desconocidos de Puzo, como su timidez y su ningún afán de conquistar fama y nombradía. “Era un hombre de casa”, me dijo; en él parecía sobresalir su raza latina”.


En estos días en los que Colombia ha recordado al famoso criminal Pablo Escobar, he leído algunos textos de Puzo y he comprobado de nuevo su maestría literaria y su enorme capacidad de narrador. Puzo murió octogenario en 1999, rico y en paz con Dios, pues era creyente y devoto”, me agregó Carol Ciano.


Varios Amigos muy estimados, entre ellos dos periodistas y un virtuoso sacerdote me han pedido que les recuerde en esta columna un hermoso soneto colombiano en el que se alude a Dios y se dice de Él que se halla en muchas cosas nobles de la naturaleza y del arte. Ahí les va esta joya poética de Carlos Castro Saavedra:

En el pan está Dios, en la colmena.
En el tallo, en la flor, en el aroma.
En el aire, en la luz, en la paloma.
En la sal, en la voz, en la azucena.

Está en el fruto que
de miel se llena.
En el agua amorosa que se toma.
En la estrella que
tiembla cuando asoma.
En la flauta que llora
cuando suena.

Está en el nido oculto,
está en la rama.
En la chispa, en la brasa, entre la llama que alimenta la lámpara del día.

Y, sobre todo, está en el corazón,
que en el molino azul de la canción muele su grano de melancolía.

 
Public
 
 
Ico_comentarios Comentar        Ico_enviar-copia Enviar esta nota         Favoritos y compartir Compartir
1 2 3 4 5
  Calif.
3
1 votos
  Prom: 3
 

El Diario del Otún no se hace responsable por comentarios que los lectores publiquen en este espacio, ya que son opiniones personales que nada tienen que ver con el pensamiento editorial de este medio. El Diario del Otún se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, vulgar, que atenten contra la intimidad de las personas o que hagan alusión a publicidades.



 
1
1


Public



CLASIFICADOS / PUBLISERVICIOS

Adb33c1896515d64e0e5038c31b65978
6aeb9a4032e3eb0fefa027e73bf0ce7d
4682cf392b8a92732d139104ca19a714
Ac0ce5d5b3acb3e6ea2dafaf05c34255
1767ca6715697db9b526da623d139a88
E8d86bc1a9aaca37d0453f0afa290fe7
9bfa6c3a2098b543f49f9e35b24b79c3
81ba0756f6208b6c69a4d3e76468eef1
Mn_clasi1


Portada en formato PDF
COPYRIGHT © 2013 R.R EDITORES Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
Tratamiento de datos personales

07:37