Date
Sábado, Noviembre 17 - 2018 Pereira - Colombia

Facebook Twitter Google Plus One
 
Testeo de la Modal Window |
LAS ARTES

Artículo leido 3745 veces.

Rita Levi... un tributo a la tercera edad
Publicado 09/09/2018

Gonzalo Hugo Vallejo Arcila

Su padre, un ingeniero apasionado por las matemáticas, inmerso en la psicorigidez patriarcal de la época victoriana, no permitió durante años que Rita estudiara (“Las mujeres no hacen esas cosas”). A los 20 años se le consintió por fin acceder al bachillerato superior y después a la Facultad de Medicina. Su pasión investigadora permaneció impertérrita aún en aquellos días cuando las leyes antijudías italianas de 1938 la obligaron a dejar la universidad y ocultarse para evitar su deportación. Aún a sabiendas de la persecución implacable desatada contra Rita por el régimen fascista de Mussolini (1938), la joven médica prestó sus servicios médicos a la resistencia aliada y montó su laboratorio de biología y sus experimentos con embriones de pollo en su dormitorio.


En 1947 fue invitada a trabajar como neuróloga en la Universidad Washington. Fue allí donde descubrió la proteína “Nerve Growth Factor” NGF (Factor de Crecimiento Nervioso), estimuladora del crecimiento de las fibras nerviosas, hallazgo premiado con el Premio Nobel de Medicina 1986. Son muchos los episodios que forman parte de ese exuberante anecdotario que convirtieron a Rita Levi Montalcini en uno de los personajes más influyentes del siglo XX. A sus 102 años de vida (muere de 103 en el año 2012), el mundo académico y humanista se postró ante la incansable luchadora contra los prejuicios misóginos y antijudíos de su tiempo. Su vida centenaria transcurrió como embajadora de la FAO. A sus 96 años inauguró en Roma la sede del Instituto Europeo de Neurociencia.
 
Sus libros

Allí disertaba sobre sus fabulosos neurodescubrimientos en la Academia de Ciencias de Francia y la Pontificia Italiana. Dirigió durante largo tiempo la Enciclopedia italiana Treccani de las Ciencias, las Letras y las Artes. Son sus libros (“Tiempo de acción”, Tiempo de cambios” y “Elogio de la imperfección”) y sus conferencias, lo que más suscitó el interés por conocer el pensamiento de una mujer con el cuerpo de una anciana y el cerebro de una joven de 20 años. “Mi cerebro tiene más de un siglo y no conoce la senilidad… El cerebro no se arruga”, fue su testimonio vital. Su disertación sobre la asexualidad cognitiva del cerebro y la forma cómo minimizó las diferencias de género reducidas a algunas emociones vinculadas al sistema endocrino, la hicieron famosa.


No es que haya pocas mujeres de ciencia -argumentaba-. Al no admitirse la inteligencia femenina o dejársele en la sombra, muchos hallazgos científicos atribuidos a hombres los hicieron sus hermanas, esposas o hijas (se afirma que la autora del descubrimiento de la Teoría de la Relatividad fue la serbia Mileva Maric, primera esposa de Albert Einstein). Hoy día, hay más mujeres que hombres en la investigación científica. Nuestra científica se considera como una de las herederas de Hipatia, la sabia alejandrina del siglo IV. Rita al considerarse una de ellas, saludaba el hecho de no acabar asesinada en la calle como aquella filósofa linchada por monjes cristianos misóginos. Su reconocimiento es concluyente: “Desde luego, el mundo ha mejorado en algo”.

El Fascismo

Durante el fascismo, Mussolini, al igual que Hitler, fomentó la persecución al pueblo judío. Fue entonces cuando tuvo que ocultarse por un largo tiempo, pero no dejó de investigar. La exclusión y el exterminio judíos estimularon su trabajo intelectual y científico: “monté mi laboratorio en mi dormitorio... y descubrí ese evento apoteósico que es la vida y muerte programada de las células de nuestro cerebro”. “¿Por qué hay tan alto porcentaje de judíos entre científicos e intelectuales?”, se preguntaba. Ella misma respondía: La exclusión fomentó entre los judíos el trabajo intelectivo. Prueba de ello fue el gran número de científicos judíos que han obtenido el premio Nobel y que sufrieron en aquel entonces tan brutal persecución.


Hitler, Mussolini y Stalin supieron hablar a unos seres gregarios en los que siempre predominó el cerebro emocional sobre el neocortical. “¡Manejaron emociones, no razones!”, insistía. Al ser la ideología hija de la emoción y hermana de la sinrazón, los políticos terminan manipulándola (ahí están los vergonzosos ejemplos del Nazismo, el Fascismo, el Falangismo y hasta el Socialismo). La razón es hija de la imperfección. Nosotros, seres imperfectos, al acudir a los valores éticos y discernir entre el bien y el mal,” hemos logrado el más alto grado de la evolución darwiniana, un privilegio exclusivo del homo sapiens. Aun así, vivimos dominados por pasiones e impulsos de bajo nivel, en especial las agresivas, como hace 50.000 años”.

En entredicho
Durante más de cuarenta años sus descubrimientos neurológicos siempre estuvieron en entredicho por parte de los escribas patriarcales del conocimiento científico. Los seres humanos “seguimos siendo animales guiados por la región límbica paleocortical, sustancialmente igual en el hombre y en otros animales”. Nuestra evolución ha sido casual, una reacción frente a la necesidad. Esa es nuestra historia. Nos hemos desarrollado como otros animales; algunos han adquirido ciertas capacidades, nosotros hemos conseguido la neocorteza, y eso nos ha llevado a dominar el planeta y a trascender las leyes de causalidad que nos han conducido hasta aquí. Gozamos, según ella, de gran plasticidad celular: unas neuronas mueren, otras, al estimularlas, se reorganizan y continúan su labor.


Para mantener activas sus funciones, conviene estimularlas… Algún día utilizaremos al máximo la capacidad cognitiva del cerebro. Éste, al mantenerse activo y funcional, nunca degenerará. “Pueden prohibírtelo todo, menos que pienses. Nadie podrá proscribir tus sueños”, fue una de sus afirmaciones más vehementes. “Mi gran sueño es que un día logremos utilizar al máximo la capacidad cognitiva de nuestros cerebros”. ¿Lograremos un día curar el Alzheimer, el Parkinson, la Demencia Senil...? “Curar no tanto... Lo que lograremos será frenarlos, retrasarlos y minimizarlos”. Era insistente en esta afirmación: Todos los progresos del género humano durante el siglo XXI dependerán de la forma cómo concibamos nuestras formas de educabilidad y enseñabilidad.

Su legado
En “Tiempo de cambios”, Rita Levi nos deja su legado socioambiental: “Reconocer y respetar los derechos humanos equivale a asumir deberes específicos como el fin de garantizar unos niveles adecuados de vida y, por tanto, condiciones ambientales aceptables para las generaciones venideras”. Hace falta una actuación común para salvar el planeta con medidas que, a partir de la diferencia entre las especies, tiendan hacia el respeto en pro de la preservación de nuestros eco – socio – sistemas. El dramático discurrir del siglo XXI obliga a “imponer una nueva regulación civil”, todo ello a partir de la entronización de una nueva cultura holística y ecoeficiente donde la equidad y la justicia social también sean considerados parte de la agenda de sostenibilidad que hoy día se discute en el mundo entero.  


Aquí en esta breve y sentida semblanza dejamos registradas sus reflexiones inmemoriales: “No hay nada más interesante y placentero que lo que hacemos cada día… No se trata de vivir mucho, sino de (saber) vivir mejor. La clave está en mantener viva la curiosidad, esa amalgama de expectativas, empeños, pasiones e ilusiones… Soy agnóstica y a veces me puede el pesimismo. No sé hacia dónde vamos, pero estoy segura de que debemos librarnos de ese pasado nefasto.

Porque si asumimos una visión catastrofista del ser humano, estamos acabados. La vida se hace inútil. Yo me siento interiormente incapaz de ser optimista, pero hay que serlo, cueste lo que cueste. Hay que mantener la confianza en el futuro…. No temas a los momentos difíciles. Lo mejor viene de ellos…

 
Public
 
 
Ico_comentarios Comentar        Ico_enviar-copia Enviar esta nota         Favoritos y compartir Compartir
1 2 3 4 5
  Calif.
5
2 votos
  Prom: 5
 

El Diario del Otún no se hace responsable por comentarios que los lectores publiquen en este espacio, ya que son opiniones personales que nada tienen que ver con el pensamiento editorial de este medio. El Diario del Otún se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, vulgar, que atenten contra la intimidad de las personas o que hagan alusión a publicidades.



 


Public



CLASIFICADOS / PUBLISERVICIOS

Adb33c1896515d64e0e5038c31b65978
6aeb9a4032e3eb0fefa027e73bf0ce7d
4682cf392b8a92732d139104ca19a714
Ac0ce5d5b3acb3e6ea2dafaf05c34255
1767ca6715697db9b526da623d139a88
E8d86bc1a9aaca37d0453f0afa290fe7
9bfa6c3a2098b543f49f9e35b24b79c3
81ba0756f6208b6c69a4d3e76468eef1
Mn_clasi1


Portada en formato PDF
COPYRIGHT © 2013 R.R EDITORES Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
Tratamiento de datos personales

02:48