Date
Sábado, Diciembre 16 - 2017 Pereira - Colombia

Facebook Twitter Google Plus One
 
Style1
Testeo de la Modal Window |
LAS ARTES

Artículo leido 377 veces.

Náufragos en tierra, el último expedicionario del Granma
Publicado 03/12/2017

“Medellín, 1961
A pesar de la incertidumbre y el miedo que me consumían, aquella tarde triste y lluviosa del 24 de diciembre de 1961 se iba a convertir, poco tiempo después, en una de las más felices de toda mi vida.


 Minutos antes, sudoroso y agitado, abordé un avión que se aprestaba a cerrar sus puertas en preparación para el despegue. Para ese entonces, sentía el agotamiento de la tensa travesía que me había llevado durante tres días desde la residencia de la embajada venezolana en La Habana hasta mi destino final: la ciudad de Medellín. Allí, en algún lugar, se encontraban Elena, mi esposa, y mi pequeño hijo, César, de quienes no había tenido noticias durante el tiempo que duró mi asilo.
Ninguno de los pasajeros de aquel avión podía imaginar siquiera que yo era uno de los expedicionarios que una madrugada de diciembre de 1956 arribamos a las costas de Cuba, a bordo del Granma, para enfrentar a la dictadura de Fulgencio Batista. Nadie tenía forma de saber que fui uno de los tripulantes del Granma, y que entre mis compañeros de ideales y aventuras era conocido como el Viejo, por la cabellera blanca que me nació desde muy joven, y tan sólo unos pocos, los más cercanos como Raúl, el Che o el propio Fidel, sabían que mi verdadero nombre era César Gómez Hernández. Nadie podía saber que aquel viaje entre Cúcuta y Medellín era el trayecto final del exilio definitivo, y que nunca más en mi vida volvería a pisar suelo cubano”.
 
El libro

De esta manera, Óscar Vela inicia el relato de Náufragos en tierra (Alfaguara, 2017), una conmovedora novela en la que el autor narra, a través de la intimidad de su protagonista, la realidad detrás de la Revolución cubana, del gobierno de Fidel y lo que este significó para los expedicionarios del Granma. Después de exiliarse en México, César Gómez Hernández regresó a Cuba a bordo del Granma junto con Fidel Castro y otros ochenta expedicionarios que buscaban liberar al país del gobierno de Batista. Cuando triunfó la Revolución y la isla se transformó en una república socialista, varios combatientes que no estaban de acuerdo con esa línea ideológica fueron acusados de traidores por sus excompañeros. Entre ellos se encontró César, que debió volver al exilio, esta vez en Colombia y para siempre.
 

 

 

 

 

 


Fidel, responsable

“—A Fidel lo traicionó su vanidad. Esa idea que él tenía de que la revolución, el pueblo y la protesta social eran unas cosas amorfas que alguien debía aglutinar y dirigir, alguien que sólo era él, por supuesto. Eso fue lo que nos llevó a todos los cubanos a perder el rumbo y a alejarnos de nuestro destino. Esa vanidad fue la que lo llevó a traicionarnos a todos los que hicimos la Revolución para alcanzar la independencia y la libertad… Por todo eso él también es responsable frente al pueblo cubano”, afirma César Gómez Hernández en el epílogo del libro.
 
Añoranza
“—Lamento lo que ha pasado con Fidel, pero lamento mucho más la situación de Cuba. Me duelen todos los días la pobreza y esclavitud en que se mueve nuestro pueblo por el fracaso del Gobierno revolucionario. Asumo también la culpa que tenemos todos los que participamos en la Revolución por haber confiado en una persona como Fidel, que nos traicionó ideológicamente. No dejo de pensar un solo día de mi vida en lo que dejé hace más de sesenta años: en los paseos por el malecón de La Habana, en las playas, en mi gente. Cuando pongo música cubana aquí en mi apartamento de Bogotá, inevitablemente, las lágrimas afloran en mis ojos… He añorado siempre mis días allí, en mi tierra, pero no seré capaz de volver mientras en Cuba no haya libertad”, concluye Gómez Hernández en el epilogo del libro con ocasión a la muerte de Fidel Castro.

El autor
Óscar Vela nació en Quito en 1968. Es escritor y abogado. Ha publicado seis novelas: El Toro de la Oración (2002), La dimensión de las sombras (2004), Irene, las voces obscenas del desvarío (2006), Desnuda oscuridad (Alfaguara, 2011, ganadora del Premio Nacional de Novela Joaquín Gallegos Lara de ese año), Yo soy el fuego (Alfaguara, 2013, ganadora del reconocimiento Jorge Icaza al mejor libro del año) y Todo ese ayer (Alfaguara, 2015, ganadora del Premio Nacional de Novela Joaquín Gallegos Lara 2015). También fue el ganador del Concurso Internacional de Cuentos El Albero (2006) y finalista del Concurso Internacional de Cuentos La Felguera, Asturias (2003). Es articulista de El Comercio y autor de las reseñas literarias de las revistas SoHo y Mundo Diners.
 

 

 

 

 

 
Public
 
 
Ico_comentarios Comentar        Ico_enviar-copia Enviar esta nota         Favoritos y compartir Compartir
1 2 3 4 5
  Calif.
votos
  Prom: 0
 

El Diario del Otún no se hace responsable por comentarios que los lectores publiquen en este espacio, ya que son opiniones personales que nada tienen que ver con el pensamiento editorial de este medio. El Diario del Otún se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, vulgar, que atenten contra la intimidad de las personas o que hagan alusión a publicidades.



 


Public



CLASIFICADOS / PUBLISERVICIOS

Adb33c1896515d64e0e5038c31b65978
6aeb9a4032e3eb0fefa027e73bf0ce7d
4682cf392b8a92732d139104ca19a714
Ac0ce5d5b3acb3e6ea2dafaf05c34255
1767ca6715697db9b526da623d139a88
E8d86bc1a9aaca37d0453f0afa290fe7
9bfa6c3a2098b543f49f9e35b24b79c3
81ba0756f6208b6c69a4d3e76468eef1
Mn_clasi1


Portada en formato PDF
COPYRIGHT © 2013 R.R EDITORES Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
Tratamiento de datos personales

09:59