Date
Martes, Noviembre 13 - 2018 Pereira - Colombia

Facebook Twitter Google Plus One
 
Testeo de la Modal Window |
LAS ARTES

Artículo leido 4927 veces.

Emiro Garzón, escultor
Publicado 22/04/2018

Germán A. Ossa E.

Con ese hermoso título arremete en el mercado del libro de arte, de nuevo el actual alcalde de El Peñol, Antioquia, el Maestro José Cirilo Henao, artista, escultor, gestor cultural y ahora funcionario público de muchos quilates, para rendirle un muy merecido homenaje a un artista colombiano que ha dejado profunda huella en el arte de la escultura y el dibujo en este país que un ocioso un día consagró al Corazón de Jesús.


Se trata de una mirada cariñosa, honesta, sensata, analítica y crítica a la obra toda (importantísima, rica y bella), de ese hombre de extracción campesina, de manos gruesas pero tiernas y de una imaginación infinita, de nombre Emiro Garzón Correa, que ha llenado a este país de unas encantadoras obras de variadísimos formatos, en todas las técnicas, para ayudarle al Creador a embellecer nuestro entorno.


El libro, lleno de ilustraciones que dan fe de su gigante producción, con textos de algunos de los más importantes analistas, críticos, historiadores e intelectuales de Colombia, es un producto noble que debe ser mirado, leído, consultado y analizado por todos aquellos que respeten y amen el arte en nuestro territorio patrio.


José Cirilo Henao saluda de entrada al lector desde su posición como artista y como editor respetuoso que es; un poema del mismo Emiro que escribió desde una cama de hospital en un momento difícil de salud en el que deja un trozo de su alma para ser acariciado por nuestra mirada y un agradecimiento muy poético del escritor William Ospina que llena la página cinco, dan pie para que otros analistas de la talla de Miguel de León, Fernando Bermúdez Ardila y este colaborador, ofrezcan una visión certera de lo que ha sido, es y será para siempre, este genio del dibujo, de la madera, del bronce, la piedra y muchos metales más…


Mi cuota
La cuota mía en esta publicación fue la siguiente:
Luego de mirar cientos de dibujos, decenas de pinturas y millares de esculturas del Maestro Emiro, sin haberlo tenido a él jamás frente a los ojos, uno no puede creer que el autor de tanta majestuosidad sea un hombre común y corriente.


No vale la pena mencionar el momento ese, en el que tuvimos la oportunidad de estrechar su mano, acompañando la acción con la voluminosidad de una sonrisa noble, para decir que se trata de un hombre que vale lo que pesa y no en bronce, sino en oro y obvio, de muchos quilates.
De origen campesino y de formación impresionantemente natural, el Maestro Emiro Garzón le ha demostrado al Arte Nacional que no se necesita sino tener una alma inmensa y una gran capacidad de asombro, para crear las inimaginables obras de arte que genio alguno pueda concebir en cualquier lugar del mundo, si posee unas manos como las suyas y una gran habilidad para distinguir en el ambiente que nos rodea, la diferencia que hay entre lo bello y lo que sobra. Él ve más allá. Y va más allá.


Vivió la violencia amarga que vivimos muchos de los que poblamos este país que con timidez nos ha regalado muchas alegrías y la esculpió, la talló en madera y la dibujó con sus lápices de mil formas. Pero como los grandes hombres, un buen día la abandonó para darnos una nueva mirada al mundo, más alentadora, más fresca, más sublime y decidió rendir homenaje a la vida y enriqueció de manera desbordante su obra, inundando el mundo del arte de mujeres caderonas, sensuales, pícaras, eróticas y coquetas, que aunque vestidas con trajes sencillos o desnudas, se mostraron y muestran tiernas y nobles ante nuestros ojos, sugiriéndonos mundos mejores, menos imposibles, así las sumerja en ambientes llenos de vacíos, de necesidades, de trabajo, de soledad.


Sus dibujos, pinturas y sobretodo, sus esculturas, obligan al espectador a la caricia, a desear tocar esas voluptuosidades exageradas que salen de su inconsciente y que se han cristalizado en esas composiciones que independientemente de sus tamaños, recrean una familia de barrio, una cocina, una desplazada o simplemente una enigmática mujer que se ha refugiado en una hamaca para a la sombra de un árbol, intentar construir desde su interior, un mundo soñado.
Sus manos, así sean campesinas, no son de este planeta.
Felicitaciones a los culpables de la existencia de este libro.

Texto de Emiro Garzón
No le debo nada a la vida; solo el estar con vida.
A mis hijos les debo no estar con ellos, el amor ajeno me los ha arrebatado
Y en la distancia de las estrellas, cerca del cielo, allá están
con mis retoñitos, mis nietas Lorena e Isabela,
las ternuras como los capullitos de mi jardín.
La luna desde allá alumbra más, alumbra con sus rayos de ternura,
Me eternecen y me dan deseos de respirar,
Ser objeto en el tiempo y el espacio,
Es el momento premiado, Celene,
Oh! Ternurita de mi vida.
No quiero partir al Olimpo de los Dioses, ni a la diestra del Dios de las nubes
O al Dios de mi madre tierra, sería abono de un capullo de rosas
O un árbol frondoso de dinde.
Solo quiero vivir para Celene mi niña adorada,
Mi familia impulsadora del taller; mi Lucy, Deidy.
Que feliz volver a esta tierra de brujas,
Ni hacen hechicerías, ni me embrujan.
(Escrito por Emiro Garzón del 18 al 19 de abril, postrado en una clínica de Neiva-Huila, en manos de los mercaderes de la salud)

 
Public
 
 
Ico_comentarios Comentar        Ico_enviar-copia Enviar esta nota         Favoritos y compartir Compartir
1 2 3 4 5
  Calif.
votos
  Prom: 0
 

El Diario del Otún no se hace responsable por comentarios que los lectores publiquen en este espacio, ya que son opiniones personales que nada tienen que ver con el pensamiento editorial de este medio. El Diario del Otún se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, vulgar, que atenten contra la intimidad de las personas o que hagan alusión a publicidades.



 


Public



CLASIFICADOS / PUBLISERVICIOS

Adb33c1896515d64e0e5038c31b65978
6aeb9a4032e3eb0fefa027e73bf0ce7d
4682cf392b8a92732d139104ca19a714
Ac0ce5d5b3acb3e6ea2dafaf05c34255
1767ca6715697db9b526da623d139a88
E8d86bc1a9aaca37d0453f0afa290fe7
9bfa6c3a2098b543f49f9e35b24b79c3
81ba0756f6208b6c69a4d3e76468eef1
Mn_clasi1


Portada en formato PDF
COPYRIGHT © 2013 R.R EDITORES Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
Tratamiento de datos personales

02:03