Date
Martes, Enero 16 - 2018 Pereira - Colombia

Facebook Twitter Google Plus One
 
Style1
Testeo de la Modal Window |
EDITORIAL

Artículo leido 1409 veces.

Mal que crece
Publicado 16/12/2017

Risaralda es, según un informe que acaba de ser divulgado por el Observatorio de Drogas de Colombia, el tercer departamento con más alto consumo de estupefacientes del país, solamente superado por Antioquia y Quindío, y el segundo en uso de marihuana.


Pero hay algo más dramático y es que cada vez la edad en que los jóvenes de nuestro departamento se inician en el consumo de sustancias sicoactivas, es menor. Hoy el promedio de edad es de menos de 14 años y se encuentra con frecuencia a niños y niñas que a los once años ya se han metido en esta práctica letal.


Algunos estudiosos del tema sostienen que la región es propicia para el crecimiento de este fenómeno. La ubicación geográfica, la idiosincrasia de su gente, el ambiente familiar y la herencia cultural, son, según ellos, algunos de las circunstancias que inciden en la generalización del consumo de estupefacientes entre los jóvenes del departamento.


Para esas personas, en una palabra, en la región hay apertura para el comercio y consumo de droga, y de alguna manera cierta permisividad con los que lo hacen. Es decir, la gente mira como normal que los jóvenes consuman sustancias sicoactivas en las reuniones sociales, o en los patios de los colegios, o en las esquinas de los parques, o en los conciertos y espectáculos públicos.


Es probable que algunos de estos aspectos estén contribuyendo a la generalización de esta práctica, pero no hay duda que la falta de vigilancia y acción de las autoridades de una parte, y de la otra la indiferencia de los educadores y la negligencia de los padres de familia, han hecho que los jóvenes, muchas veces todavía niños, prueben la droga y se habitúen a su consumo.


No de otra manera se explica que en los colegios se venda y consuma droga casi sin ningún control, que a la salida de esos establecimientos los vendedores de estos productos lo comercialicen con toda tranquilidad, que sitios suficientemente conocidos se venda cualquier sustancia prohibida a los ojos de todo el mundo, empezando por los de la Policía, y que en las presentaciones públicas y en las fiestas privadas se use y abuse de la droga, como sucedió no hace muchos días en sector rural de Altagracia. 


La droga es un mal que le hace inmenso daño a la niñez y a la juventud, y por lo tanto hay que combatir su venta y consumo con todas las herramientas que se tengan a la mano, empezando, por supuesto, con educación, con orientación, con buen ejemplo, con apoyo y con campañas culturales; pero también con autoridad, con control y con sanción para quienes la distribuyen y comercializan.

 
Public
 
 
Ico_comentarios Comentar        Ico_enviar-copia Enviar esta nota         Favoritos y compartir Compartir
1 2 3 4 5
  Calif.
votos
  Prom: 0
 

El Diario del Otún no se hace responsable por comentarios que los lectores publiquen en este espacio, ya que son opiniones personales que nada tienen que ver con el pensamiento editorial de este medio. El Diario del Otún se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, vulgar, que atenten contra la intimidad de las personas o que hagan alusión a publicidades.



 
1
1


Public



CLASIFICADOS / PUBLISERVICIOS

Adb33c1896515d64e0e5038c31b65978
6aeb9a4032e3eb0fefa027e73bf0ce7d
4682cf392b8a92732d139104ca19a714
Ac0ce5d5b3acb3e6ea2dafaf05c34255
1767ca6715697db9b526da623d139a88
E8d86bc1a9aaca37d0453f0afa290fe7
9bfa6c3a2098b543f49f9e35b24b79c3
81ba0756f6208b6c69a4d3e76468eef1
Mn_clasi1

Public

Portada en formato PDF
COPYRIGHT © 2013 R.R EDITORES Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
Tratamiento de datos personales

12:40