Date
Domingo, Noviembre 19 - 2017 Pereira - Colombia

Facebook Twitter Google Plus One
 
Style1
Testeo de la Modal Window |
CULTURA

Artículo leido 5087 veces.

Miguel Ávarez, monumento vivo en Pereira
Publicado 21/02/2011

 

Rubén Darío Franco Narváez

Miguel Álvarez de los Ríos -periodista, escritor, abogado, doctor honoris causa por la Universidad Tecnológica de Pereira y el más sabio humanista vivo en la comprensión del Gran Caldas- fue escogido por el PRI para ser condecorado con la Medalla Honor al Mérito Periodístico “Libardo Gómez Gómez”, galardón que honra la memoria de uno de los trabajadores de la pluma más honorables que haya tenido el departamento.

Datos

Álvarez de los Ríos nació en Pereira el 6 junio  de 1935. Ha escrito numerosos libros –de ensayos, de crónicas, de interpretación económica, de historia, inclusive, en sus años juveniles, de poesía-. Es un dirigente nato en las actividades del espíritu. Ha traducido varias obras  del inglés y del francés; además, conoce otros idiomas.

 

Ha profundizado en los estudios filosóficos y sociológicos. El periodista Miguel  Álvarez es considerado por  la crítica como un verdadero pensador.  Para el periodismo colombiano y especialmente risaraldense es un orgullo que aún aliente en la vida un varón de sus calidades espirituales y humanas. Para los periodistas del PRI, una satisfacción muy grande tenerle como emblema a nuestro lado.

Estudios

 Hizo sus estudios de bachillerato en el Instituto Universitario de Caldas -en Manizales-  y los finalizó en el Gimnasio Universitario de Bogotá.  Estudió Derecho y Ciencias Políticas en la Universidad la Gran Colombia y obtuvo su título con una tesis intitulada “Elementos Abstractos de Derecho Procesal”.


 Más tarde, en los Estados Unidos, adelantó profundos estudios de Sociología. Ha viajado por América (Norteamérica-Suramérica) y por varios países de Europa. Ha ejercido la cátedra  en medianos y altos estudios y en diferentes universidades colombianas. Ha sido, y es, asesor de Centros Universitarios de altísima calidad; ha sobresalido como orador y, en este carácter, es uno de los 40 tribunos más destacados de Colombia, según  el libro “Oradores del Gran Caldas”, compilado y prologado por  los historiadores Horacio Gómez y Carlos Arboleda González.


 Finalmente, es presidente honorario, además del PRI, como ya se dijo, de la Academia Pereirana de Historia, de la cual también fue fundador con la doctora Martha Lucía Eastman; de la Sociedad  Bolivariana y del Parnaso Literario del Eje Cafetero.

Condecoraciones
Ha recibido las siguientes: Gran Cruz de los Fundadores, por parte de la Alcaldía de Pereira, que a la vez lo declaró “hijo preclaro de la ciudad”; Ciudadano Emérito de Pereira; Premio “Bernardo Arias Trujillo”; Gran Cruz Excelencia Académica, otorgado por la Academia Hispanoamericana de Letras y Ciencias; “Amigo Predilecto” concedido por las Asociaciones de Periodistas Latinoamericanos; Reconocimiento de la Cámara Colombiana de la Industria Editorial y de la Asociación Nacional de Escritores, por su “trabajo periodístico y Literario” que honra a las letras colombianas.


 El Concejo Municipal de Pereira lo declaró “La Fuerza Espiritual de Risaralda”; lo propio hicieron las autoridades de Belén de Umbría, donde el maestro Álvarez de los Ríos residió, siendo niño, con su familia, de 1941 a 1945.  Sin embargo, la distinción que más aprecia el doctor Álvarez de los Ríos es la frase que acuñó su hijo menor, Juan Miguel, también periodista egresado de la Universidad Javeriana, cuando dijo:  “En las calles de Pereira mi padre es un monumento vivo a la humana civilidad pensante”.

Familia
El egregio maestro Álvarez de los Ríos es padre de seis hijos, tres damas y tres  varones: Carmen del Pilar, Claudia, Alejandra Eugenia, Luis Miguel, Juan Manuel, Juan Miguel; y abuelo de 13 nietos, residentes en Europa, Bogotá, Cali y Pereira. En 2006 perdió a su esposa, y esa parece ser la única gran dolencia que tiene en el alma.

Elogiado y cantado
 Periodistas, escritores y hasta poetas han hecho el elogio de la personalidad de Álvarez de los Ríos.


 Enrique Santos Castillo, padre del actual presidente de la República, Juan Manuel Santos Calderón, dijo en 1983: “Miguel es un excelente escritor y un magnífico periodista”.
Su hermano, Hernardo Santos, padre del ex vicepresidente Francisco (Pacho) Santos, dijo: “Extraordinario escritor Miguel Álvarez de los Ríos”.


Juan Lozano y Lozano, eminente hombre público del siglo anterior, dijo: “La garra del gran periodista y la pluma de oro del escritor se confunden en Miguel Álvarez de los Ríos”.


 El notable intelectual colombiano Alberto Dangond Uribe, elogió el estilo libertario de Álvarez de los Ríos: “El estilo literario de Miguel Álvarez de los Ríos es plácido, ágil y profundo, con la belleza de los lagos mayores en la primavera…”


El famoso columnista de “El Tiempo”, recientemente fallecido Roberto Posada García Peña, expresó en su espacio periodístico:  “Gran escritor-duende este Miguel Álvarez de los Ríos”.
 El presidente Belisario Betancur:  “Miguel Álvarez de los Ríos es un escritor erudito y elegante y gran caballero”.


 El eminente repúblico Otto Morales Benítez: “Qué gallardo escritor es Miguel Álvarez de los Ríos”.


Fabio Vásquez Botero, parlamentario, ex diplomático, jurista y Gobernador de Risaralda: “Miguel Álvarez de los Ríos, como literato y hombre de pensamiento, es lo mejor que ha producido Pereira”.


Jorge Mario Eastman Vélez, ex ministro, ex encargado del Poder Ejecutivo, ex embajador en Washington y antiguo diplomático en Alemania, Japón, Chile y Perú: “Miguel Álvarez de los Ríos es uno de los más conspicuos exponentes de la Generación del Estado de Sitio. Es importante por sí mismo, por su esfuerzo personal; es escritor de raza y periodista elocuente, un gran pensador y un hombre sin tacha”.


Fernando Londoño Londoño, uno de los más grandes colombianos, honra y prez del Gran Caldas: “Miguel Álvarez de los Ríos es un hombre  muy valioso: como escritor, por su estilo galano y su vigor conceptual, y como ciudadano, por su vida pulcra y pacífica. Miguel hace honor a Pereira, su patria chica”.


Gilberto Álzate  Avendaño, el glorioso “Mariscal” del conservatismo:  “Miguel tiene garra, tiene inspiración y está puliendo un estilo que lo llevará lejos. Yo lo garantizo”.


El médico-periodista Alberto Herrera Ocampo, además de un soneto que lo dedicó a Miguel elogiando su personalidad intelectual, ha dicho varias veces de él: “Miguel Álvarez de los Ríos es un poeta pero es, fundamentalmente, un sabio”.

En sus propias palabras. Identifíquese, maestro.
 -Me gusta hacerlo con los versos sangrantes de Miguel Hernández: “Me llamo barro aunque Miguel me llame. Barro es mi profesión y mi destino”.


¿A quién o quiénes ama?
- A mis hijos, a mis nietos, a mis amigos, que son muchos. Y a tres sombras que como cosa extraña, parece que fulguran en mis noches de desolación: las de mis padres y la muy tierna de mi esposa Eunice.


¿A quién le teme?

-!A Uribe!


¿A quién admira en Colombia?
- A cuatro o cinco figuras grandiosas: López Pumarejo, Alberto Lleras, Álzate.


¿Uno o varios escritores grandes para usted?

-Grandes no, genios. Cervantes, Skakespeare, Goethe.


¿Y de ahí para abajo?
-Bueno, varios. Balzac, Stendhal, Proust, Valery, Antonio Machado, Barrés, Camus, Malraux, Faulkner, en su salsa, en inglés.


-¿Defínase, maestro, políticamente?
-Soy un liberal. Yo soy un doctrinario, no un manzanillo. Soy profundamente liberal, es decir, en estos días de abyecciones y genuflexiones, un tanto pasado de moda. La libertad  sigue siendo para mí el bien supremo. Sé que hoy esta noción ha perdido importancia para la juventud y, lamentablemente, para las demás edades. En mi juventud era la noción esencial. Sin ella no podíamos concebir la vida. Pienso que la libertad del hombre es la mayor expresión de su nobleza. Ahora, el pleno uso de las libertades supone una elevación de la conciencia social. La libertad en la miseria es una burla y una irrisión.


¿Me dijo que es Liberal?
-Sí. Soy un liberal. Serlo, no es pertenecer al directorio del doctor Aguirre, del doctor Botero, dos ciudadanos importados a Risaralda. Le vuelvo a responder líricamente con Hernández, mi tocayo español:

“De sangre en sangre vengo,
como el mar de ola en ola;
de color amapola
el alma tengo”.

 
Public
 
 
Ico_comentarios Comentar        Ico_enviar-copia Enviar esta nota         Favoritos y compartir Compartir
1 2 3 4 5
  Calif.
4.88235
34 votos
  Prom: 4.9
 

El Diario del Otún no se hace responsable por comentarios que los lectores publiquen en este espacio, ya que son opiniones personales que nada tienen que ver con el pensamiento editorial de este medio. El Diario del Otún se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, vulgar, que atenten contra la intimidad de las personas o que hagan alusión a publicidades.



 
1
1





CLASIFICADOS / PUBLISERVICIOS

Adb33c1896515d64e0e5038c31b65978
6aeb9a4032e3eb0fefa027e73bf0ce7d
4682cf392b8a92732d139104ca19a714
Ac0ce5d5b3acb3e6ea2dafaf05c34255
1767ca6715697db9b526da623d139a88
E8d86bc1a9aaca37d0453f0afa290fe7
9bfa6c3a2098b543f49f9e35b24b79c3
81ba0756f6208b6c69a4d3e76468eef1
Mn_clasi1


Portada en formato PDF
COPYRIGHT © 2013 R.R EDITORES Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
Tratamiento de datos personales

05:40