Date
Jueves, Enero 18 - 2018 Pereira - Colombia

Facebook Twitter Google Plus One
 
Style1
Testeo de la Modal Window |
CRÓNICA

Artículo leido 5112 veces.

Rayado, ¿la palabra del año?
Publicado 07/01/2018

Ángel Gómez Giraldo

Pablo al saludar a Carolina, tan joven como el -20 años- le pregunta: “¿Cómo estás?”, y la misma le responde con una palabra tan nueva que le pareció un chiste: “fina”.
Otras personas con más edad , amigos suyos quienes se encuentran cerca se interrogan: “¿Pero cómo si Carolina no es de madera?”.
La palabra que atraparon los amigos de los jóvenes enseña que ha habido un cambio en los sentimientos humanos.


Así cuando surgió la palabra “aguanta”, nadie dijo nada y todos nos la echamos al bolsillo para sacarla en el mismo momento en que nos encontramos con una persona y decir que es de nuestro agrado y que puede contar con nuestra amistad.


De entrada le estamos otorgando la calificación más alta: “aguanta” ya que casi siempre hay alguien de confianza a nuestro lado preguntando si aguanta o no aguanta.
Mas también está la otra palabra que le dio mate a las exclusiones y acabó con muchos de los prejuicios sociales. Es modesta y había permanecido con olor a alcanfor en el viejo diccionario, se trata del vocablo “normal”.
De esta manera una palabra tan achantada fue capaz de  acabar con las deformaciones físicas y los trastornos psíquicos.


Y si les cuento que por el camino he encontrado otra palabra como de rasguño: “mompi”, que aunque es trato de confianza entre amigos,  jóvenes precoces nada tiene que ver con el otro término parecido: “pompis”. Y de esta manera, como en la canción de Maluma, felices los cuatro. Y se las recuerdo: fina, aguanta, normal y mompi.

Tema Caliente
El vocablo “fino “ lo soltó de la boca como si fuera cuchara caliente el diagramador del periódico Q’hubo, Hernán Arenas, un periodista y comunicador social de buen tumba’o.
La otra vez una amiga de esas que se lo pasan estudiando el idioma para aliñar la lengua pero que  a los hombres no les da ni rabia, me hizo caer en cuenta que existen ciertos neologismos y palabras que tienen ebrios a los más jóvenes especialmente a los milenios, y que se encuentran entre las ya citadas: aguanta y normal que parecen haber sido creadas por los impulsores de la llamada ideología de género con la que pretendía hace ya algún tiempo la Ministra de Educación de entonces poner a orinar sentados en Colombia a uno y otro sexo.


Y ojo que neologismo no es ningún tópico, es una innovación léxica e indicador de que la lengua es “versátil”.


Y para que vean que nada es mentira, con estas son cinco las innovaciones mencionadas aquí.
Y si quieren saber, nada tan “versátil” como la arepa que para asarla hay que “voltiarla”.


Ahora, cuando en una de sus últimas intervenciones del año pasado el presidente Santos nos tildó de enfermos mentales, muchos ciudadanos salieron como aves de rapiña a picotearle la solapa del saco, injustamente porque si sus declaraciones fueran inexactas no estaría haciendo carrera y estaría imponiéndose una palabra que es calificativo que raya con bisturí  a la persona que habla insensateces o que muestra una psiquis rota.


Rayado es a la vez palabra que pasó muy oronda a ser una acepción de rayado cuyo significado principal es el resultado de rayar. Escribir en papel rayado.

¿Estar rayado?
Recuerdo que conversando con un amigo médico que hace una especialización en psiquiatría y a quien no se le ha corrido el champú porque no usa sino jabón, al momento en que vio y escuchó a un habitante de la calle hablar incoherencias, lo señaló con la mano y en vez de decirme que se trataba de un loco, me dijo  “Mira ese hombre, está rayado”.


Creí que dicha persona vestía con camisa de rayas o mostraba rayas de cuchillo en la piel. Apenas le corregí diciéndole que no le vía rayas por ninguna parte, me aclaró: “Las tiene en el cerebro”.
¡Ay mi amigo! Siempre he sostenido que la gente no es como uno cree que es; la gente es como es, y punto.


Ahora si me llegaran a preguntar cuál fue la palabra del 2017, diría que “rayado”. Se la escuché a la gente más joven  y hasta a la más usada. Aclaro que la nueva palabra, rayado, me suena como a enfermo de beriberi porque loco es una palabra que al loco empeora y al cuerdo ridiculiza.
Yo me pregunto: ¿Qué será mejor: ser loco porque a uno se le ha perdido la realidad o porque siendo sano actúa como si estuviera loco?


Valientes pues los jóvenes y milenios que han creado nuevas palabras y las han echado a rodar para el uso diario, sobre todo en el  lenguaje hablado. A lo mejor rodarán tanto que llegarán a ser aceptadas por la RAE para el diccionario español.
Seguramente al encontrarme con Hernán Arenas, el diagramador del periódico Q’hubo, me va a responder el saludo  con el monosílabo tipo madera: “fino”.

 
Public
 
 
Ico_comentarios Comentar        Ico_enviar-copia Enviar esta nota         Favoritos y compartir Compartir
1 2 3 4 5
  Calif.
1.36364
11 votos
  Prom: 1.4
 

El Diario del Otún no se hace responsable por comentarios que los lectores publiquen en este espacio, ya que son opiniones personales que nada tienen que ver con el pensamiento editorial de este medio. El Diario del Otún se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, vulgar, que atenten contra la intimidad de las personas o que hagan alusión a publicidades.



 

Otras noticias

Vida bajo los puentes



Public



CLASIFICADOS / PUBLISERVICIOS

Adb33c1896515d64e0e5038c31b65978
6aeb9a4032e3eb0fefa027e73bf0ce7d
4682cf392b8a92732d139104ca19a714
Ac0ce5d5b3acb3e6ea2dafaf05c34255
1767ca6715697db9b526da623d139a88
E8d86bc1a9aaca37d0453f0afa290fe7
9bfa6c3a2098b543f49f9e35b24b79c3
81ba0756f6208b6c69a4d3e76468eef1
Mn_clasi1


Portada en formato PDF
COPYRIGHT © 2013 R.R EDITORES Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
Tratamiento de datos personales

10:48