Date
Sábado, Abril 29 - 2017 Pereira - Colombia

Facebook Twitter Google Plus One
 
Style1
CRÓNICA
Sabor a guayaba agria

Ángel Gómez Giraldo

Sin dirección, sin brújula o coordenadas es imposible ubicar a Gloria Fanny Parra en la ciudad de Pereira. Y eso que es una mujer que brilla por su personalidad de diamante y por los accesorios que la adornan.
Como será que el primer hombre que se fijó en ella la llevó al altar para una boda bendecida por el sacerdote. Hoy cuando celebra 30 años de casada continúa tratándolo como la más enamorada.


Es más fácil encontrarse uno en la calle con la “Trasnochadora y Morena” que con ella. Todo porque permanece casi oculta en el centro comercial más austero que tiene la ciudad, ubicado al frente de otro con el que hace contraste por lo ostentoso y porque los lujos y las marcas de sus almacenes arrastran compradores.


Para algunos observadores urbanos este contraste tiene el sabor de la guayaba agria y hasta puede poner a los sociólogos a cacarear. Qué lujos va a haber si no son más que viejos vendedores estacionarios reubicados hace más de 20 años en el deseo de los gobernantes municipales por recuperar el espacio público, y a la bondad del actual alcalde Juan Pablo Gallo que con términos de parcero amistoso les ha dicho: “Quietos ahí”. Y todos tan tranquilos. Tanto tiempo en este sitio llamado tan olímpicamente centro comercial por sus usuarios, surgió con sencillos puestos levantados a poca altura del piso, módulos de reducido espacio.


El aviso
Sin embargo les sobra ingenio pues lo bautizaron con un nombre casi similar al centro comercial de gran calado que tienen al lado. El aviso que identifica los sencillos locales no puede ser más llamativo: “Centro Comercial Plaza Victoria Libertad”.


Sus paredes de aluminio rayadas por grafiteros callejeros, si pudieran se sacudirían del aviso que parece pesarle demasiado. Y no se han movido porque sostiene otro aviso que va más con la realidad del lugar: “Asociación de Vendedores Estacionarios Reubicados”.
Y me lo enseña su presidente Jorge Eliécer Calle que resiste aquí vendiendo cascos y chalecos para conductores de motos a buena velocidad y con buena frecuencia.


Hombre de tan buena energía que con su esposa rosa cortada en el jardín pereirano tuvo 3 hijos, dos varones y una mujer que no le han dado malos ratos.
Parece no importarle pasar desapercibido para el peatón de la carrera 11 con calle 18 pues sostiene que vende aunque no hay quien compre.
Este centro de vendedores, una vez de actividad en el andén, cuenta con 34 puestos abiertos y 20 cerrados para ser entregados a otros de los muchos que le dan cuerpo a la informalidad de las ventas en Pereira.

 

Jabón de tierra
Claro que aquí hay lo que en los almacenes llamados grandes superficies no hay: Jabón de tierra envuelto en hojas secas de la mata de plátano.
Claro que si se es buen observador se descubren cosas de más valor como dos máquinas industriales marca Jomes donde damas de labor cosen con hilos de finas ilusiones la ropa del pueblo.


Sorprende ver a la estilista haciendo el corte de cabello a un joven. Ella adentro y el cliente afuera del cubículo porque no hay espacio para los dos.
Aunque no se crea se puede tener un encuentro con el hombre galáctico. “Vengo de una galaxia con el poder de acabar con la tierra”, murmura Alberto Vera quien pinta al óleo sobre lienzo. Seguidamente se mete con la fama subrayando que “la logré hace 27 años pero tan solo la pude disfrutar durante 3 años”. Habla tanto y tan rápido que cualquiera cree que va a terminar ahogado con tal perorata.


Vemos floristerías sin flores y bisuterías sin accesorios porque de ello no les queda sino el nombre pintado a la entrada de los puestos porque están cerrados por ahora. Y no es mentira que los puestos levantados en la dirección antes mencionada sean tan reducidos de espacio ya que cuando la esposa e hijo del vendedor Jorge Zuluaga van a visitarlo no pueden pasar de la puerta.


Mejor que las pinturas del galáctico son Jorge Eliécer Calle y Fanny. El primero con la amabilidad del caballero y la segunda como dama de gran formato y hacen parte de los pocos lujos del “Centro Comercial Plaza Victoria Libertad”.

 

Reubicación
De otra parte los programas de reubicación de las anteriores administraciones aún producen disentería nerviosa en estos.
Buscando a la secretaria de Gobierno, Adriana Vallejo De la Pava, tropecé con Sonia María López, vendedora estacionaria de la calle 17 con cra. 8a. Hace 17 años se queja poniendo la mano derecha sobre su abdomen, me mostró la notificación escrita de anulación del permiso para su actividad allí.


Cuando finalmente pude estar frente a la Secretaria de Gobierno le consulté sobre los programas que tiene la administración para recuperar el espacio público. Con su delicadeza habitual me respondió: “Con la Empresa de Renovación Urbana estamos buscando alternativas pues no podemos dar pasos en falso”. Esto no preocupa a los vendedores reubicados en la carrera 11 con calle 18, pues aunque modestos están protegidos del sol y el agua que traen las nuevas políticas de la administración municipal para recuperar el espacio público para los peatones.

 


Public



CLASIFICADOS / PUBLISERVICIOS

Adb33c1896515d64e0e5038c31b65978
6aeb9a4032e3eb0fefa027e73bf0ce7d
4682cf392b8a92732d139104ca19a714
Ac0ce5d5b3acb3e6ea2dafaf05c34255
1767ca6715697db9b526da623d139a88
E8d86bc1a9aaca37d0453f0afa290fe7
9bfa6c3a2098b543f49f9e35b24b79c3
81ba0756f6208b6c69a4d3e76468eef1
Mn_clasi1


Portada en formato PDF
COPYRIGHT © 2013 R.R EDITORES Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
Tratamiento de datos personales

02:32