Date
Sábado, Septiembre 22 - 2018 Pereira - Colombia

Facebook Twitter Google Plus One
 
Style1
CRÓNICA
Para un día como hoy, Tres historias de amor
2 Comentarios

Ángel Gómez Giraldo

Cierto, el amor es una pega y surge por el atractivo. Carlos Eduardo Cano Noreña, hombre de 40 años y oriundo de Riosucio (Caldas), lo sabe hasta la saciedad. Tenía menos edad cuando se enamoró de Sandra Patricia “porque era una fresita. El cuerpo sacaba la cara por ella unas veces y otras  sacaba el cuerpo por la cara. ¡Y el caminao que tenía, Dios mío! Cocinaba para los hombres un deseo loco”. Lo dice en una evocación que le saca morriña.


¿Y qué pasó con ese amor pegado a usted como pega’o de olla? Le pregunto.
La respuesta rompe sentimiento de desamor: “Quedamos como dos pelotas. De amigos. ¿Me entiende?”.


No hay nada más duro para una persona que  el verse obligada a contar que el amor echó hacia atrás para quedar en mera amistad.
Es que los seres humanos estamos hechos con una enorme capacidad  tanto para amar como para olvidar.


Mas está también esta otra historia. La de Andrés Felipe Serna de 28 años y un rostro de campeón de lucha libre. Ojalá lo vieran. A este es necesario agregarle una musculatura que pega bien entre las mujeres.

Una historia
Cuando tenía 22 años de edad conoció a Eliana Marcela Londoño  en una rumba de amigos y se fueron arrimando el uno al otro, tanto que los dos tuvieron luego 3 hijos dizque porque el amor aguanta lo que sea, pero resulta que no, porque de ese amor ¿qué hay hoy? El mismo Andrés Felipe responde: “Ni el mínimo. Ni siquiera como para querer saber algo de la madre de mis hijos”.
¿Entonces qué hacemos con el amor? Pues lo ponemos a hervir para que no se vinagre, pienso yo.
Algo más que nos pone a pensar en negro: estas dos historias de amor se volvieron humo. Mejor dicho, ellas no aceptaron que ellos le metieran marihuana a los sentimientos y  a la relación de pareja. 

Origen

Estas dos historias de amor salieron luego de que entré a la Corporación Nueva Primavera, donde la vida vuelve a florecer para aquellos muchachos que cayeron en el consumo de sustancias psicoactivas, centro de rehabilitación abierto en Pereira por otro joven que alcanzó la recuperación con el apoyo en institución teoterapéutica o sea la aplicación de fundamentos de la psicología con principios teológicos.


Su nombre es Luis Miguel Gómez, y no queda duda de su recuperación pues es todo un fortachón que pesa bastante en un mundo sin drogas.
Su capacitación para dirigir una institución como esta cubre una amplia pared de su despacho en la Nueva Primavera , institución ubicada en el sector de Maraya hasta donde llegué en busca de historias matadoras de amor en este mes pintado con corazones enamorados y amistades de abrazo.


Y lo que veo allí no es sino diplomas en liderazgo transformador, autoestima ética y valores, gestor en salud mental, farmacodependencia, proyecto de vida y consultoría terapéutica.
Se abrió esta casa de rehabilitación hace año y medio con apenas 10 jóvenes y debido a sus resultados de recuperación en la enfermedad adictiva se abrió una segunda también en Maraya, con una cobertura actual de 130 jóvenes quienes cuentan con un equipo  clínico en siquiatría, medicina general, psicología, terapeutas, pedagógicos, deportólogos y enfermeros.


Todo esto porque el fin de la corporación es  promover un cambio en el estilo de vida del farmacodependiente, brindando alternativas para la abstinencia y promoviendo oportunidades en la modificación de conductas y comportamientos nocivos para sí mismos y para la sociedad.

El sol desnudo

Son las 4:00 de la tarde y con este sol desnudo de nubes me siento como pan en el horno. ¡Qué maravilla de sol! Chicharra reventando en verano. Entonces salgo a la sala de terapia múltiple a cielo abierto y están los muchachos ejercitando el corazón. Me sorprenden con pecho de paz. Lucen camiseta blanca despercudida con el mejor detergente: el sereno de la noche.


Sus rostros tienen buen semblante porque son simétricos, claros, de buena textura. Como que quieren el cambio. Dispuestos a reventar de abstinencia que continuar “soplando” para desaparecer física y espiritualmente.


Solo uno que otro atormentado pero soportando el tratamiento de desintoxicación. La disciplina los mantiene en la cordialidad.


De pronto se escuchan aplausos. “Llegó el parloso”, dicen. Para mí es el psicoterapeuta Darío Franco para hablarles sobre la resiliencia, palabra que me raspa la piel como lija pero que es tema que tiene que ver con aprehender a rehabilitarse desde el dolor que produce en ellos dejar el consumo.


 Los miro uno a uno a los ojos mientras que el conferencista agota el tema y veo ojos de todas las miradas: fijas, inquietas, móviles, perdidas y como buscando lo que no se les ha perdido. Y otra, la mirada de ojos lavados con el tratamiento que se otorga en la Corporación la Nueva Primavera.
El profesor y psicoterapeuta le pone humor a su intervención ya que remata de la siguiente manera: “Eter acético, Eter muriático, he terminado”.

La fresa

En estas se escuchan gritos de “galleta”. Es la muchacha, visita que acaba de llegar al centro de rehabilitación.
Uno por allá es el más atrevido, la trata de “culito”, utilizando jerga del parcero consumidor.
Al oir esto un compañero suyo quien se halla a su lado lo conmina así: “lángara”.


Me voy a explorar la cocina en poder de cuatro mancebos , serios, casi adustos porque ya han perdido la risueña. Creyendo que estoy pasando por la “comilona”, me ofrecen milo con dos galletas a caballo, o sea tapando el vaso que contiene la bebida.


Saliendo de la cocina otros recitan esta frase a manera de propósito de enmienda: “Un adicto en recuperación está condenado al éxito”.
La sacaron del manual de prevención de recaídas que recibieron al ingresar a la institución.

Buen olor

Todo en La Nueva Primavera tiene buen olor. Cómo no si la psicóloga lleva el nombre de Carolina Herrera.
Me habla para referirse a la celebración de hoy lunes 10 de septiembre: Día Internacional Contra el Suicidio y me recuerda que muchos psicodependientes son sometidos a tratamiento psiquiátrico por presentar una conducta suicida.


De “paso” por donde ha permanecido el señor Franco, me entero que tiene entre sus manos la nota que se refiere al acuerdo final de paz sobre la línea cuatro que hace referencia a la prevención, restauración, reparación y reinserción de adictos a lo que ha agregado el nuevo gobierno recalcando que ahora es mano dura a los narcotraficantes y apoyo a los drogadictos.


Tal vez los lectores se estarán preguntando sobre la tercera historia de amor. Yo les respondo: “La tercera historia de amor es esta que les he narrado sobre la Corporación Primavera”.
Les aseguro que es una historia sobre el amor que aquí le pone su equipo interinstitucional al tratamiento para los jóvenes que llegan con el interés en dejar las drogas.


Al llegar la noche los noticieros de televisión divulgaron informes  aterradores como cuando sabemos que un allegado nuestro ha caído en la adicción:
“El Eje Cafetero registra uno de los índices más altos en el consumo de sustancias psicoactivas”. ¡Qué plón Dios mío!
La Nueva Primavera, una casa esperanza para los jóvenes que quieren dejar las drogas.

Dos hombres en recuperación, dos historias de amor contadas

 


Public



CLASIFICADOS / PUBLISERVICIOS

Adb33c1896515d64e0e5038c31b65978
6aeb9a4032e3eb0fefa027e73bf0ce7d
4682cf392b8a92732d139104ca19a714
Ac0ce5d5b3acb3e6ea2dafaf05c34255
1767ca6715697db9b526da623d139a88
E8d86bc1a9aaca37d0453f0afa290fe7
9bfa6c3a2098b543f49f9e35b24b79c3
81ba0756f6208b6c69a4d3e76468eef1
Mn_clasi1


Portada en formato PDF
COPYRIGHT © 2013 R.R EDITORES Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
Tratamiento de datos personales

12:56