Date
Lunes, Septiembre 25 - 2017 Pereira - Colombia

Facebook Twitter Google Plus One
 
Style1
Testeo de la Modal Window |
CRÓNICA

Artículo leido 1789 veces.

Bailando nos amamos
Publicado 10/09/2017

Ángel Gómez Giraldo

Cuando el concurso Colombia Salsa Festival de la ciudad de Medellín, catalogado como uno de los más importantes de Suramérica, dio a conocer los ganadores en las modalidades infantil, adultos, solistas y grupos y empezaron la entrega de trofeos a los participantes que ocuparon los primeros lugares en distintas categorías, una pareja de jóvenes pereiranos, Sebastián Calderón y Alexandra Sosa, pensaron “comerse” a besos, mas se limitaron a darse un abrazo por respeto al público pensando a la vez  que el amor de verdad es emprendedor y productivo.


Las personas que asistieron al acto y que tuvieron la oportunidad de verlos en ese momento se pudieron dar cuenta que nacieron para amarse.
Es que son como cortados con la medida que exige el amor para permanecer de pie, firme. Ambos con el mismo follaje, flores y frutos. Amigos que son de los vinos finos. Huertos de verduras y árboles frutales.


El triunfo de sus alumnos  los hizo vibrar de alegría pero no había tiempo para gratificaciones mutuas sino para aplaudir a los  vencedores del concurso.
En salsa hombre infantil el primer lugar fue para Jeremy Londoño.
En salsa hombres infantil Jeremy Londoño y Juan Carlos Araoca.
En salsa mujer infantil en grupo ocuparon el segundo lugar, Geraldine Acevedo, Katerine Colmenares, Carolina Marulanda, Geraldine Sánchez, Emili Ossa y Sara Lucía Arias.
En salsa dúo de hombres ocuparon el segundo lugar Sebastián Calderón Pérez y Jean Paul Atehortúa.


Como solista de salsa hombre adulto, el tercer lugar fue para Jean Paul Atehortúa.
Todos los ganadores recibieron un bello trofeo para recuerdo del evento.
Embriagados por el triunfo estos niños y jóvenes muy bien pudieron haber regresado a pie hasta Pereira pero no, lo hicieron en el transporte terrestre para no maltratar sus pies cansados durante las demostraciones que le hicieron al jurado calificador en la pista del concurso de Colombia Salsa Festival de la Capital de la Montaña.


Cuando se apearon de la buseta y se vieron de nuevo frente a la sede de la escuela de baile Pal bailador, parecían globos inflados pero de orgullo. Y no se vieron obligados a abrir el gran salón de ensayos ubicado en la cra. 7a. con calle 25 pues por un descuido involuntario se había quedado abierto durante tres días consecutivos que duró el concurso en Medellín.
Mas !oh sorpresa! No faltaba nada. “Es que un salón de baile no tiene nada que perder porque nadie lo roba”, apunta Alexandra con esa sonrisa venerada que tiene.

El amor
Esta pareja de jóvenes que enseña a bailar,  y aqui aparecen otras doce registradas en la Cámara de Comercio de Pereira , tienen un grupo representativo de 35 alumnos y 200 más están pasando por un proceso de formación.
Revelaron sus padres que los conocen bien, que les importó un carajo aprender a caminar y lo hicieron no para dar los primeros pasos sino para danzar al ritmo de la celebración familiar de las primeras gracias infantiles, y más grandecitos con la música de la radio.


Sebastián siempre rechazó los pañales, quizás porque le incomodaban para danzar, sostiene en gracejo una tía suya.
 Por su parte Alexandra dizque se levantaba dentro de la cuna y apoyada en la baranda protectora movía los pies con fuerza de cumbiambera mientras sonreía. Nunca tuvo esa llantina con que los más pequeños fastidian a los adultos, recuerdan sus parientes más allegados.


Como casi siempre la persona busca lo que se le parece para amar y ser amada, los dos jóvenes se encontraron en la caseta comunal del barrio San Gregorio de Pereira.
Era que allí, Sebastián desarrollaba voluntariamente actividades sociales con los niños y jóvenes en condición de vulnerabilidad residentes en los sectores que hacen parte de la comuna oriente de la capital de Risaralda.


Este sitio se convirtió en el mejor espacio para mover el cuerpo con la ayuda de la música de salsa y bachata. Siempre orientados por Sebastián que apenas contaba con 15 años siendo igualmente un menor de edad.
Estando en plena clase de baile este muchacho sintió la necesidad de cerrar los ojos por un momento y cuando los volvió a abrir vio a su lado a una chica de su misma edad que lo volvió turulato. Era Alexandra hecha como él... para la danza.


Sus cuerpos, espigas doradas. Con ojos de un alcance de mirada al alma. Fue a partir de este momento que los profesores de baile más admirados de la Comuna Oriente, sector donde parte de la población infantil y juvenil vive cansada de no hacer nada, ni estudia ni trabaja.


Esta pareja de jóvenes entregada a formar bailarines, cuando se volvieron inseparables pensaron en que les era imposible seguir con ese espíritu filantrópico de enseñar a bailar sin recibir nada a cambio y razonando de que solo de amor nadie puede vivir, decidieron abrir Pal bailador en el centro de la ciudad.
No estaban equivocados porque nadie niega que el amor también se construye con dinero.

 Zapatillas

Sebastián y Alexandra, los entrenadores de baile más jóvenes que tiene Pereira se aman hasta con las zapatillas de baile puestas, que las hay de cuero y de gamuza, tan costosas que son. Se les considera un tipo especial de zapato.
Eso sí, al usarlos la persona debe asegurarse de apoyar bien el metatarso completo al pisar, recomiendan los expertos.


Otra cosa, las zapatillas de baile de ensayo pueden ser de taco bajo o  un poco alto, ambos cerrados para practicar, y no cansan.
Pero lo más importante en cuanto a lo relacionado con las zapatillas de baile, ayudan a lograr una mejor performance en la pista.

“Derroche”

Luego de que Sebastián y Alexandra enviaron la noticia a Pereira y mostraron los trofeos que obtuvieron sus alumnos en el mencionado concurso de baile, sacaron un rato para “Derroche”, la canción que suelen escuchar cuando se dan una pausa en el trabajo.  Se trata de la canción en ritmo de salsa interpretada por el artista puertorriqueño Aldo Matta:

“Y una luz rosada imaginamos/ Comenzamos por probar el vino/ Con mirarnos todo lo dijimos/ Y a la noche se le fue la mano”...
Yo no los vi pero me parece haberlos visto. “Parecíamos dos irracionales que se iban a morir mañana”.
Sebastián Calderón y Alexandra Sosa se quieren tanto que cuando están juntos, que es casi todo el tiempo, se intercambian gestos que son mensajes mutuos no verbales de amor. Representan el amor del siglo 21, románticos pero sin prejuicios sociales ni prohibiciones para estar siempre juntos. Y permanecen juntos porque saben que la recompensa para el amor es la fidelidad.

 
Public
 
 
Ico_comentarios Comentar        Ico_enviar-copia Enviar esta nota         Favoritos y compartir Compartir
1 2 3 4 5
  Calif.
votos
  Prom: 0
 

El Diario del Otún no se hace responsable por comentarios que los lectores publiquen en este espacio, ya que son opiniones personales que nada tienen que ver con el pensamiento editorial de este medio. El Diario del Otún se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, vulgar, que atenten contra la intimidad de las personas o que hagan alusión a publicidades.



 


Public



CLASIFICADOS / PUBLISERVICIOS

Adb33c1896515d64e0e5038c31b65978
6aeb9a4032e3eb0fefa027e73bf0ce7d
4682cf392b8a92732d139104ca19a714
Ac0ce5d5b3acb3e6ea2dafaf05c34255
1767ca6715697db9b526da623d139a88
E8d86bc1a9aaca37d0453f0afa290fe7
9bfa6c3a2098b543f49f9e35b24b79c3
81ba0756f6208b6c69a4d3e76468eef1
Mn_clasi1


Portada en formato PDF
COPYRIGHT © 2013 R.R EDITORES Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular
Tratamiento de datos personales

02:44